Positividad-Toxica

En los últimos años ha aparecido algo a lo que se le ha comenzado a dar el nombre de “positividad tóxica”. Todo se deriva de la cultura del “piensa bien y acertarás” y de una falsa Psicología Positiva, dentro una sociedad que nos exige estar bien:  bien contentas, disponibles, positivas, nunca rendirse…

Hemos de ser felices, si no seremos un fracaso de persona o estaremos mal y sufriremos porque queremos¿?¿?.

Los mensajes de esta positividad son aparentemente de ayuda, pero acaban siendo un juicio moral de como han de sentirse las personas. Existen diversasa investigaciones que hablan de lo descalificador y las consecuencias negativas de la utilización de estos mensajes positivos. Las mal llamadas “emociones negativas”, tienen un maravilloso efecto adaptativo. Coifman, K.G., Flynn, J.J. & Pinto, L.A. Motiv Emot (2016) 40: 602. Todas nuestras emociones son sagradas y nos ayudan, nos ofrecen información sobre lo que pasa y nos pasa.  Hacernos creer que podemos cambiar como nos sentimos pensando bien, es algo muy negativo y contra producente. Kneeland, E.T., Nolen-Hoeksema, S., Dovidio, J.F. et al. Motiv Emot (2016) 40: 740. La cultura del “Piensa Bien y Acertarás”, es aterradora y errónea.

Estos mensajes de “positividad” tienen el efecto contrario al deseado; abandonan a la persona en culpa, angustia y depresión. Desde la Psicoterapia sabemos que el bienestar es algo que se consigue con mucho trabajo personal y además con un tipo particular de apoyo. Un tipo de apoyo que nada tiene que ver con las posturas que propone este tipo de positividad.

Si deseamos apoyar o ayudar a una persona hemos de hacerla sentir validada y escuchada. La positividad que nos imponen no da espacio a la persona a sentirse validada en sus emociones, sean las que sean. Ser testigo de la experiencia de la otra persona, abrirse a acompañar, más allá del dolor o el sufrimiento es un acto genuino de valentia, para el que no todo el mundo esta preparado. Para ayudar a una persona, para que una persona se sienta acogida y pueda comenzar su propio proceso de crecimiento hacia el bienestar, o solamente sentirse bien acompañada, la persona que acompaña ha de tomar una posición de aceptación, de escucha en sintonía, de reconocimiento del dolor en el otro/a, con la valentia y el compromiso de no salir corriendo, de mantenerse presente y conectado/a con lo que trae la persona que tiene delante.

 

 

¿Te ha gustado este artículo?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,25 de 5)
Cargando…
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2015 © Copyright - Psicoterapia Bilbao

Centro Sanitario Autorizado Gobierno Vasco Nº48/C2.2.8585

Número Colegiado-BI02953